Septiembre es una fecha que marca el principio del fin del año para las empresas. Para muchos negocios es época para arrancar con energía y afrontar los últimos meses del año.

Hay que tener en cuenta que cuando muchos emprendedores comienzan su andadura empresarial con un nuevo negocio creen que dedicarán todo su tiempo a disfrutar por fin de lo que realmente les gusta, pero la realidad contable a la que tienen que enfrentarse y la toma de decisiones empresariales ocuparán gran parte de su tiempo.

Una de las claves para que un negocio funcione es la organización y análisis de la situación por la que se esté pasando. Algunos consejos como estos son los que se pueden llevar a cabo de cara a los últimos meses del año:

  1. Contabilidad clara: Aunque esta práctica debe ser una pauta a seguir desde el inicio del año, hacer un análisis de los ingresos, gastos e impuestos de cara al último trimestre puede ayudar a optimizar resultados.  Es imprescindible llevar un análisis diario de los ingresos y gastos que se pueden tener. Para poder realizar la estrategia no solo administrativa sino también de negocio es necesario saber cuáles son las entradas y salidas. De esta manera puedes planear los pagos y hacer un balance de ese periodo. 
  2. Organización también significa calma. A lo largo del año, la estrategia organizativa se puede ir relajando y el empresario puede perder el rigor en la organización. Si se toma consciencia de este hecho, el tiempo se puede gestionar de una manera más eficiente y de esta manera evitar las distracciones logrando unos resultados óptimos que se observarán en el día a día de la empresa y de cara a final del año. Septiembre es un mes perfecto para coger de nuevo las riendas de la organización, hacer reajustes y acabar el año de la manera más eficiente.
  3.  Seguir detectando debilidades. El empresario debe ser crítico con él mismo y a escasos 3 meses de acabar el año, es hora de analizar esas debilidades e intentar atenuarlas para conseguir unos mejores resultados. Seguir pendiente de la competencia ayudará a los negocios a saber lo que hacen otros y como realizan ajustes de última hora.
  4. Seguir el plan estratégico definido. Es necesario planear según las necesidades y dependiendo de la situación económica, tanto interna como externa a la empresa. Es el momento perfecto para equilibrar, analizar y reajustar. No se puede controlar el futuro, pero sí gestionar las acciones del presente para conseguir los resultados deseados en el futuro.

Desde OFFICE Madrid queremos ayudarte a seguir fortaleciendo tu actividad empresarial ofreciendo una cartera de productos -alquiler de oficinas y despachos, secretaría virtual, domicilio fiscal virtual, espacios de reuniones…- que puede ayudar a mejorar tus resultados de cara a final de año.

Share This