que-es-la-formacion-bonificada

Qué es la formación bonificada y para qué le sirve a las empresas

La formación bonificada, también conocida como formación programada por las empresas o formación con créditos de la Seguridad Social, es un sistema en España que permite a las empresas ofrecer formación a sus empleados y que dicha formación sea financiada parcial o totalmente a través de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social.

Las empresas que coticen por formación profesional a la Seguridad Social disponen de un crédito anual para formar a sus trabajadores. Este crédito se calcula en función de la cuantía ingresada por la empresa en concepto de formación profesional durante el año anterior. Estos fondos pueden ser utilizados para financiar la formación de los empleados a través de cursos impartidos por entidades formativas acreditadas.

Pero para poder acceder a los cursos bonificados en Madrid deberás cumplir unos requisitos.

¿Cómo se puede acceder a la formación bonificada en Madrid?

Para acceder a la formación bonificada en Madrid, las empresas deben seguir estos pasos:

Identificar el crédito disponible: La empresa debe verificar el crédito de formación del que dispone. Esto se puede hacer a través del sistema de bonificaciones de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae), donde las compañías pueden consultar su crédito formativo disponible.

Definir necesidades formativas: Una vez conocido el crédito disponible, la empresa debe identificar las necesidades de formación de sus empleados, teniendo en cuenta sus áreas de mejora o las competencias requeridas para el desarrollo profesional.

Seleccionar una entidad formativa acreditada: Es necesario elegir una entidad o centro de formación que esté acreditado por la Comunidad de Madrid y por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae) para impartir los cursos.

Solicitar la formación: La empresa debe comunicar a la entidad formativa su interés en realizar determinados cursos para sus empleados, indicando que se utilizará la formación bonificada.

Gestionar la bonificación: La entidad formativa se encargará de toda la gestión administrativa para bonificar el curso a través de Fundae. Esto implica presentar la documentación necesaria y realizar los trámites correspondientes para aplicar la bonificación en las cotizaciones a la Seguridad Social de la empresa.

Este proceso puede ser complicado si es la primera vez que lo solicitas, por ello, empresas como Lakkun puede ayudarte a la hora de realizar formación bonificada.

Por qué deberías usar el crédito formativo para tu empresa

Utilizar el crédito formativo para tu empresa puede aportar numerosos beneficios tanto a nivel individual para los empleados como a nivel global para la empresa. Aquí hay algunas razones clave por las que podría ser beneficioso aprovechar el crédito formativo:

  1. Desarrollo de habilidades: La formación permite mejorar las habilidades y competencias de los empleados, lo que a su vez puede aumentar la productividad y la eficiencia en el trabajo. Los cursos pueden centrarse en áreas específicas que beneficien directamente a la empresa, como habilidades técnicas, de liderazgo, comunicación, entre otras.
  2. Mejora del clima laboral: Invertir en la formación de los empleados demuestra interés por su crecimiento profesional, lo cual puede mejorar la satisfacción laboral y fortalecer la relación empleado-empresa. Los trabajadores se sienten valorados y motivados al recibir oportunidades para mejorar sus habilidades.
  3. Aumento de la competitividad: Una plantilla bien formada y actualizada puede mantener a la empresa competitiva en un entorno empresarial en constante cambio. La formación constante permite adaptarse a nuevas tecnologías, métodos de trabajo y cambios en el mercado.
  4. Reducción de la rotación de personal: La inversión en la formación y desarrollo de los empleados puede aumentar la lealtad y la retención del talento. Los trabajadores valoran las oportunidades de aprendizaje y desarrollo dentro de una empresa, lo que puede disminuir la rotación de personal y, por ende, los costos asociados a la contratación y capacitación de nuevos empleados.
  5. Beneficios fiscales y bonificaciones: Utilizar el crédito formativo ofrece la posibilidad de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social, lo que supone un ahorro económico para la empresa al poder deducir parte de los costos asociados a la formación.
  6. Adaptación a cambios legislativos: La formación permite cumplir con los requisitos legales en cuanto a la capacitación obligatoria en ciertos sectores o áreas, garantizando el cumplimiento normativo de la empresa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin